sábado, 27 de octubre de 2012

Pozo negro



Baja el tiempo por la hoja,
limpio de promesas y territorios.
Baja el tiempo por todo el sueño:
el sueño que me devuelve tu cara,
tu hora de luz, tu hora ignorante.
Ungida de mugre, alerta y mendaz
el alma que te sobrevive, me vive,
aquí, todavía, miles de años después.



Over.

1 comentario:

Eunice Di Giorgio dijo...

¿Qué onda la gente que escribe seguido? Ojalá pudiera.
Fantástico, che.