miércoles, 2 de enero de 2013

Pozo Negro




Si la noche que es seda
se desgasta en esta madrugada
y rasga mi cerebro tu desdén
como un preso arde su odio,
entonces quemaré los vuelos
de peces en mi boca sobre ti,
de pájaros ahogados
como algo que se pudre en tempestad.

Como algo que nace en tinieblas, vomito,
y prefijo todos los títulos, los nombres,
la arena precaria de tus victorias.
Tu tautológico amor.



Over.