sábado, 1 de febrero de 2014

A partir de ahora.





Siempre pregunto lo mismo y siempre responde lo mismo, así una y otra vez, como una autopista vacía en la que cambiamos de carril por miedo a estar dentro de un sueño. No hay autopistas vacías. Hay esos avisos que se repiten dando instrucciones o sugerencias: respete las señales. Sé que vamos a morir así, yo, antes. Mientras tanto cenamos juntos y los ayudamos a hacer la tarea, cada tanto hace calor pero en el diario hay ofertas de una televisión nueva. Se compra en cuotas, todas iguales, siempre las mismas. 

A veces sé que los años se apilan desgastados, se transforman en el barco o en la costa, según de qué lado estemos, y creemos que se alejan cuando en realidad somos nosotros los que partimos y negamos, los ojos cerrados y la vista al frente. Cada tanto alguien se tira al agua. Lo odiamos, no podemos soltar. Ahí van los náufragos, decimos, pero callamos rápido, volvemos a casa, y le pregunto lo mismo, ya creo que no escucho la respuesta, mañana se repetirá, una y otra vez, a partir de ahora.  


Over.