domingo, 21 de febrero de 2010

Palabritas

'



Mientras bebo otro trago de ciencia, me pregunto seriamente si lo que me pasa tiene que ver con lo que viví o bien con lo me viene en la sangre.

Me pregunto: si damos por descontado que un hijo cargará obviamente con las facciones del padre o la madre, su carácter, su forma de caminar, su talento, su mirada o lo que sea, ¿por qué no aceptamos que se agolpan en nuestro genes, las tristezas, las nostalgias, los recuerdos, las dudas, las ambiciones de todas nuestras generaciones pasadas? ¿Recordar un pueblo inexistente no será en realidad el látigo meláncolico sellado secretamente en el ADN? ¿Mi obsesión por tu cuerpo y tu voz, no será un castigo por un olvido injusto hace cien o doscientos años?

¿Que vos me gustes, no será un ejercicio que mi sangre me instruye a través de alguien que no sos vos? ¿Hasta dónde soy único? ¿Hasta dónde esta cáscara que con prepotencia llamo "yo", no es más que una compleja suma de capas anteriores, iniciada con el primer hombre?

Como Ceci me dice que nada de lo que digo puede ser demostrado al día de hoy, me conformo con estas citas de Dino Segre, un escritor italiano del que no tengo noticias ni jamás leí.

"Si das con una buena mujer, serás feliz; y si no, te volverás filósofo, lo que siempre es útil para el hombre"

"Los médicos sin clientela se llaman científicos"

Se nace incendiario y se termina bombero"

"Los que prenden velas en el altar de los ideales, nueve de cada diez veces tienen fábricas de velas que los patrocinan"



Over.

1 comentario:

Petite Lu dijo...

espíritu atávico!
saludos ya no recuerdo como llegué aquí buen blog!