martes, 24 de marzo de 2009

Uno de Sexton antes de dormir.






Le dieron con todo a la pobre Anne Sexton, quizás porque era hermosa, porque era mujer, porque no respetaba la métrica, la rima, la densa carga que la poesía debe llevar. Los críticos pasan, siempre, nos queda la entelequia literaria. Por eso, en la línea de Carver y Whitman, Anne Sexton debe ser leída.


The Stand-ins

In the dream / the swastika is neon / and flashes like a strobe light / into my eyes, all colors, /all vibrations / and I see the killer in him / and he turns on an oven, / an oven, an oven, an oven, / and on a pie plate he sticks / in my Yellow Star / and then / then when it is ready for / serving— / this dream goes off into the wings / and on stage The Cross appears, / with Jesus sticking to it / and He is breathing / and breathing / and He is breathing / and breathing / and then He speaks, / a kind of whisper, / and says . . . / This is the start. / This is the end. / This is a light. / This is a start. / I woke. / I did not know the hour, / an hour of / night like thick scum/ but I considered the dreams, / the two: Swastika, Crucifix, / and said: Oh well, / it doesn't belong to me, / if a cigar can be a cigar / then a dream can be a dream. / Right? / Right? / And went back to sleep / and another start.

Y la simple traducción.


Los substitutos


En el sueño
la esvástica es de neón
y destella como una luz de estroboscopio
en mis ojos,
todos los colores,
todas las vibraciones
y veo al asesino en él
y él enciende un horno,
un horno, un horno, un horno,
y en un plato de tarta, él pega
mi Estrella Amarilla
y luego
cuando está listo para servirse…
este sueño desaparece en el aire
y en el escenario aparece la Cruz,
con Jesús atado a ella,
y Él respira
y respira
y Él respira
y respira
y luego habla
una especie de susurro,
y dice...
Esto es el principio.
Esto es el final.
Esto es una luz.
Esto es un comienzo.
Desperté.
No sabía la hora,
una hora de la noche como gruesa espuma,
pero pensé en los sueños,
los dos: Esvástica, Crucifijo,
y dije: Ah bien,
no me pertenecen:
si un puro puede ser un puro
entonces un sueño puede ser un sueño.
¿Correcto?
¿Correcto?
Y volví a dormir
y otro comienzo.



Over.

1 comentario:

Mauro Morgan dijo...

Qué hermosa era.
Buen blog!