lunes, 21 de abril de 2008

No, no y no, el gato se queda.


Todos los años gastados. Es que no puedo dejar de escuchar This Time Tomorrow de los Kinks, porque me recuerda a All you need is love que a su vez me lleva a Champs Elysees, cantada por un Joe Dassin que se sabía todas las lenguas menos el húngaro. Lo leí en Budapest, de Chico Buarque, él lo cita: señores, el húngaro es la única lengua que el diablo respeta.
Todos los años gastados en ese temblor que tu comisura no podía controlar. Se agota el libro, princesa,
la Pell Freda, el refugio y la locura. Hay que matar a los monstruos, como sea. Fría la piel sobre la piel sobre los años gastados aunque ahora seamos los deconstruidos, los masticados y los analizados. Ya pasó Bouvard y Pècuchet, y Saussure nos enredó a pesar del linaje de los miedos y la soberbia.
Todos los años gastados en tu poderoso arsenal contrasistema, tu
memorándum de sobrevida, tu muerte como menú. Girondo es un amigo, che. ¿Los años? Sí, gastados porque corremos sin descifrarnos, eso es la impostura del amor. No, no y no, el gato se queda.

Over.


Pd: "Budapeste" es un libro alucinante. Francois, te lo mando en español, no te enojes, entonces sí será Budapest, sin la "e" final, ok. En francés se dice igual, che! ¿Leíste lo de la sincronicidad? ¿Se me fue la mano?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me acuerdo cuando estabas loco con la linea de tiempo paralela de Volver al Futuro. Me convencías de tu asombro. Paralelo, pero nada en esta realidad, no insistas para que entienda lo que ya entiendo. Seguí juntando palabras que siempre lo hiciste bien, dale!

T. dijo...

Y... me iba perdiendo en el post. Está genial eso del húngaro, intentaré aprenderlo, entonces. Estaré paseándome por acá con frecuencia. Un abrazo.