martes, 27 de mayo de 2008

Papa papa papa



La cosa es un poco así. Imagínese que usted vive en un pueblo que produce maíz, trigo, carne y papas. Imagínese que un buen día llega un hombre y le dice que quiere cien toneladas de papa. Ud., que me olvidé decirle que es productor de papa, hace cuentas y ve que sólo se logran 50 toneladas por cosecha. Ud. piensa. Le habla al hombre que vino por las cien toneladas y le dice que sólo tiene cincuenta, pero que le puede conseguir otras cincuenta en un par de meses. Se arma la reunión del pueblo. Hay que producir más papas porque están vendidas antes de empezar. Como en el pueblo son todos buenos y se quieren, deciden quién cultiva el resto de papas, y que ese dinero se reparta con aquel que produce carne trigo o maíz y así no pierda. Todos contentos.

¿Me sigue? Sí, ya sé, lo primero que dirá es que eso de que todos se quieran no funciona nunca. Y si lo hacemos por ley y obligamos, el dueño del circo termina pasándose de la raya y peor el remedio que la enfermedad. Está bien, lo entiendo, pero le pido que me acompañe un poco más.

Estábamos en el pueblo, vendiendo papas a lo loco y todos contentos. Ahora vuelve aquel hombre y le pide 500 toneladas de papa. Ud. recuerda a su padre que le dijo, no pongas todos los huevos en la misma canasta. Otra vez se juntan todos en el pueblo y piensan que lo que produzcan lo tienen vendido, pero como es riesgoso venderle sólo a un hombre , lo mejor es aumentar el precio y estar cubiertos. Hacen las cuentas y todo el mundo se pone tan contento que empieza a imaginar una vida mucho mejor. Desde ya que se planea la construcción de la papa de oro en la entrada del pueblo. El hombre vuelve, compra, y le dice que el año que viene quiere 600 toneladas. Y así sigue el juego.

Bien, si me toleró hasta aquí, sólo queda un poquito más. Ud me preguntará, quién demonios es ese hombre. Bueno, ese hombre es un especulador, que se junta con digamos, diez o doce más como él, y se compran casi toda la papa que hay en el mundo. Como la tienen ellos, la venden a lo que quieren. Pero cuidado, empiezan muy despacito, la venden hoy a 1 peso, mañana a 1,10.-, pasado a 1,15 y así hasta que crean el espiral del aumento y la especulación en la mente de otros que se creen inteligentes pero sólo les hacen el caldo gordo. Así, estos últimos (los que se creen inteligentes) empiezan a decir, en sus reuniones en el club hípico, que la papa va a aumentar, que conviene comprar hoy y vender en un mes. Es decir, estamos ante la especulación al cuadrado. La raíz se fortaleció y empieza a dar frutos por sí sola.

¿Quién gana? El hombre y sus doce amigos y alguno que otro del club hípico. Nuestro especulador corrompió todo el sistema comercial del mundo. Y Ud me dirá, cómo se detiene esto. Y bueno, a ese hombre no le deben permitir hacer lo que hace, para eso está la política y la justicia. No, no se ría, si los organismos internacionales evitan esta situación, se pueden regular las acciones de los privados.

Si un sistema se basa en la cantidad de dinero, el que más tiene, más gana, pero necesariamente esa diferencia debe provenir de otro que tiene menos. Así funciona el neoliberalismo en la práctica, fogoneado por el capitalismo pertinaz. Nada va a cambiar nunca. Si Ud trabaja para tener más dinero, se convierte, aún sin quererlo, en soldadito del hombre que compra papas. Y lo peor de todo es que lo que en un momento fueron las divisas o el petróleo, hoy en día ya llegó a los alimentos. Se tocó el último bastión de decencia, traficar con la comida de la gente. De tu hijo, mi amor, y el de tu amiga y el del señor de la esquina. Es decir, no hay salida pacífica. Si el proletario acaba con el burgués, la clase única es una utopía. Hay que matar o morir. O comprarse un libro de Sydney Sheldon. Y hablando de “Sydney”, hoy, 27/05/2008, murió Pollack, Sydney Pollack.



Over.




4 comentarios:

gasper dijo...

El sistema es un gigante con patas de hierro en suelo imantado, no será fácil voltearlo; además en la práctica sólo vamos a reaccionar cuando nosotros "los-inquilinos-del-sistema", la clase media, se quede sin comida, sin laburo y tengamos q tomar el cuchillo y salir a faenar...Y ahí la paradoja, xq si no hay laburo y comida para la clase media el sistema se derrumba solo. Este gigante tiene q caerse por sí mismo, la gente sólo puede darle el pequeño empujón que precipite la caída. Y va a dolernos y salvarnos como un tratamiento de conducto (ay!) en la muela de juicio.

Ambi dijo...

Bueno, qué te puedo decir, una de las cosas más inteligentes que he leído por estos días. Gracias por la claridad.

Excelente post.

Y si, murió Pollack, snif.

Pablo Melgarejo dijo...

Hernan, de verdad creés eso que publicaste? S?
Venia siguiendo tu blog detras de bambalinas y me resultaba jugoso leerlo, hasta que escribiste semejante mamarracho. Este pobre comentario no invalida lo excelente de tu prosa anterior, pero por favor no subestimes a quien de tanto en tanto se pega una vuelta por estos lares.

Hernán Galli dijo...

Estimado Pablo, che, no sé bien a qué te referís, si a la forma o al fondo. Si es a la forma, no es más que un recurso al estilo Lanata, que me encanta cuando se pone didáctico, y a menudo a mí me gusta explicarme las cosas así. No es ujna cuestión de nivel del redactor o el lector sino una forma de canalizar un conocimiento que no manejo a la perfección. Se puede "narrar" de una manera más sofisticada, pero también buscaba una intención de simpleza, con el objetivo de ver cómo algo tan grave sucede de manera tan fácil.
Si hacés referencia al fondo de la cuestión, no sólo creo que lo que escribí sino que hasta siento que me quedé corto. LA situación es muchísimo más grave, y la especulación financiera de empresas al estilo Monsanto es intolerable.
No obstante toda esa aburrida explicación!!!, te agradezco por las palabras en cuanto a mi prosa, es un halago que me gratifica. Ah, y que disientas con altura habla de vos.

Saludos!!!!